Naturaleza

Si el viento de levante a ti te despeinara,

perdía la cabeza se volvería loco

y sería su locura la mayor riqueza.

Y si el sol te mirara el brillo de tus ojos,

la noche no tendría más razón de ser

pues nunca faltaría un hermoso amanecer,

de olor a pan con su café.

Y si el tiempo respirara la fragancia de tu piel.

El tiempo que es oro le confesaría a la luna

¡Que pobre es mi fortuna!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .