DOS GOTAS


Dos gotas de lágrimas
cayeron sobre mis ojos,
dos gotas de sangre
de mi propia sangre.
Una de ellas era tan grande
que el impacto sobre mi alma,
me dejó deambulando
perdido entre reglas
y convicciones propias
del caprichoso destino
que nos guarda la vida.
La otra recorrió todo mi cuerpo
como una melodía
interpretada por unos dedos
que acarician al piano,
arañando de mi piel
cada recuerdo compartido
al terminar cada sobremesa.
Dos gotas de lágrimas
cayeron sobre mis ojos,
dos gotas de sangre
de mi propia sangre.
Entre el delirio y la armonía,
el desconsuelo y la esperanza,
el frío y el calor.
La banda sonora del pasado
suena a un volumen ensordecedor
¿Quien conoce mis dos lágrimas?
¿Quien se apiada de la nostalgia?
¿Quien comparte ese dolor?
Dos gotas de lágrimas
cayeron sobre mis ojos,
dos gotas de sangre
de mi propia sangre.

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.