PLAYA

<

Mis pies descalzos anduvieron por las dunas de una playa de una arena tan blanca y tan fina como el roce de tu piel. Tú mirada, ese sol que calienta e ilumina la mañana. Tú boca calmó mi sed, como los charcos que se forman en la orilla que dan vida al caminante. Estar dentro de tí, la playa más natural y salvaje, que me llevó mar adentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.